martes, 31 de enero de 2012

¿Y SI...

¿Y si..

lo dices cuando ya ha colgado,
llegas cuando ya se ha ido,
o la conoces cuando te has casado?

¿Y si...

Pensarás:
qué hubieras dicho si lo hubiera cogido esa vez
qué hubieras hecho cuando la vieses esperando en la estación
y cómo hubiera sido vuestra historia si llegase a pasar.

Te odias por el momento en que creciste tan impuntual.

Pero sabes que no.
Que hoy no era.
Y sigues tu vida
archivando otro final.

Lo que aún no sabes es,
que algún día será perfecto.
Y llegarás a en punto y no a y diez.

CUANDO APRENDEREMOS...

Y aprenderemos entonces, que hay cosas como el viento
que existen ciertamente, pero que no se ven...

Y aprenderemos entonces que hay cosas como el río
que se están yendo siempre, pero que no se van...

Y aprenderemos entonces que hay cosas como el sueño,
cosas que nunca han sido, pero que pueden ser...

Y aprenderemos entonces que hay cosas como rosas,
cosas que son hermosas, sin saber que lo son...


Cuando aprenderemos...

lunes, 30 de enero de 2012

DEMASIADO TARDE, PORQUE HOY SOY FELIZ

Te lo dije en silencio, con mil palabras y de mil formas.
O me tratas como merezco o cogeré esa autopista y ya no me verás volver...

Y efectivamente.


CON LA CABEZA FRÍA MIENTRAS EL CORAZÓN ARDE

Aún tengo días que se me clavan en el costado, y no puedo hacer más que llorar en cualquier esquina, a cualquier momento. Tengo días tristes, muy tristes, en los que la ausencia aparece después del desayuno y me atrapa por dentro. Y no hay manera de hacerla desaparecer. Sólo me calma un abrazo, y a veces, los abrazos están lejos. 

Hay días en los que no entiendo absolutamente nada de lo que pasa a mi alrededor, que rompería todos los relojes, el orden establecido y me iría a vivir a cualquier pueblo apartado. Con un gato, una mecedora y un montón de libros para sobrevivir. Desde luego, este no es mi planeta. Sólo me queda refugiarme en el último vagón de tren, bajo las sábanas, en cualquier atardecer, buscando un poco de paz. Buscando un motivo. 

Cuando era pequeño, siempre heché de menos el poder refugiarme en unos brazos y un abrazo que me diera fuerzas para seguir, con un susurro: eres el mejor. Y tenía que convertirme yo solo en un heroe que sobrevolaba los tejados y era capaz de cualquier cosa. 

Ahora me hago pequeño, muy pequeño, y mientras pongo la mesa con un solo plato y cubiertos para uno, dos lágrimas resbalan y se pierden entre el primer bocado. En esta casa silenciosa, donde el tiempo no pasa y no hay más que nostalgia de la que se clava en el costado.


2012...

Pues que acabe el mundo en 2012.
Sólo puedo decir que nunca me harté de vivir.

(De amar, de pensar, de inventar, de volar, de leer y desde hace un rato, de escribir para tí...).

 

CHIMENEA ENCENDIDA

Gotye suena de fondo.
Y mi futuro y yo decidiendo que hacer con él.
Sin más y sin menos restamos consecuencias.
Que después de todo, sólo queda lo esencial,
o eso dicen.
Aunque dicen tantas cosas...
 
Oigo todo y escucho nada.
Y gracias a eso, sigo siendo yo y un poco de todos.
De oportunidades no nos quejamos.
Y seguidos de fiestas en cajas,
de noches líquidas y días contracorrientes.
 
Damos un paso alante para acabar en un despacho.
Entro en él sin decir artículos,
leyes, directivas, derogaciones,
exenciones ni excepciones.
Todo tan claro no está,
y me gusta.
 
Nunca definitivo fue bueno,
sino no se aprovecha.
 
Lo que toca me encanta,
y lo que canta también.
 
Mañanas de menos 4 grados y más 5 canciones.
Árboles que llevaron al otro lado a alguien,
Algunos vodkas negros de noches blancas
y rones blancos de mañanas negras.
Mira que no aprendo.
 
Dame luces intensas que quiero quedarme ciego
y quizás aprender mientras tres idiomas,
que j`aime sprechen english.
Mapa sin marcas.
 
Atardeceres de nieves frustadas,
y granizos que duelen.
Chimenea a 200º.
Siempre fui un tanto radical.
 
Alguien que solía conocer me reconoce.
Daba igual porqué.
Diciembre de vueltas sin expectativas
incumplidas.
Alguien que no me esperaba me sorprende,
más juntos que nunca,
y más lejos que siempre.
Ironías de la vida.
 
Hojas de papel y nueva agenda dos mil doce.
Paradojas de mi estancia.
Que dicen que se acaba el mundo.
y la verdad que algunos se lo merecen,
aunque no es cuestión de ser justo
(por mucho que viva para ello).
 
Volví a sacar voces,
ésta vez en invierno,
y grabando fríamente.
Me gustó descubrir lo que hay debajo de sus pieles
viajando a África  y sin moverme de Europa
Reirme de viñetas salvajes.
Mis lecturas abandonadas
y mi bici nada usada.
 
Como si todo.
Como si tanto.
Sólo me quedaba dibujar  tu cuerpo.
Caernos, amarnos y volvernos a caer.
Con nieve o sin ella y
aunque me evada.

Que si lo que nos ha pasado,
sirve para ser lo que soy ahora,
Entonces...
entonces yo no me arrepiento de nada.


domingo, 29 de enero de 2012

ASÍ SOY YO (UN POCO)

Me gusta el color amarillo,
y el número sietes.
No me gusta el calor.
ni tampoco el frio.
No soy de extremos,
pero nunca soy neutral.
Si hay que hablar hablo,
pero no hablo por hablar,
tampoco callo por callar.
Siempre tengo hueco para hacer algo,
siempre dejo sitio libre en el armario.
Me encanta la coca-cola,
pero la mato el sabor con un chorrito de algo.
No soy de medias tintas,
a veces me enfado.
Me rio de mi mismo
y también me hago llorar.
Caigo dos veces en la misma piedra (y hasta más).
A veces persevero,
otras me dejo perseverar.
En ocasiones digo tonterias,
otras mantengo conversaciones profundas.
No me gusta el cafe
odio la ducha, pero la uso más que la bañera (prisas)
y las piscinas frias.
Me encanta Andalucia
Pero adoro Asturias.
Soy mas de campo que de ciudad
Mas de montaña que de playa.
Me gusta bromear
Odio las timideces,
porque tengo muchas
No soporto la impuntualidad,
ni las malas maneras.
Me encanta fijarme en los zapatos,
odio el que dirán
y no me gusta madrugar.
Soy más de whisky que de ron, pero los mojitos me llenan más el corazón
me quedo con el Madrid antes que el Barsa.
Me gusta dar paseos
y la lluvia
y el flamenquito
y conducir
y los niños
y los mayores
pero odio las ratas.
No me gustan los psiquiatras
pero estoy encadenado a ellos (a sus odiosas recetas).
Me encanta la buena educación
y la decoración.
No me gusta la desgana,
pero soy muy perezoso (aunque nadie lo diría).
Me gusta la tortilla
y salir a cenar fuera.
Me quedo con los autobuses antes que el metro
aunque siempre voy en coche.
me gustan las papelerias
...y sobre todo... las personas.


NO ME AVERGUENZO DE MIS CICATRICES

Nostalgia.
Melancolía. 
Tristeza. 
Pena.
Autocompasión.
Impaciencia.
Intranquilidad.
Nerviosismo.
Desasosiego.
Incertidumbre.
Desconcierto.   

Fastidio.
Miedo.
Cansancio vital o metal. 

Desaliento.
Desamparo.
Desconfianza.
Desgana.
Insatisfacción.
Indiferencia.
Ansiedad.
Amargura. 

Egoismo.
Vergüenza. 
Soledad.
Frustración.
Aburrimiento.
Hastío.
Desengaño.

Arrepentimiento.
Remordimiento.
Rechazo.
Desprecio.
Desesperanza.
Desilusión.
Iirritación.
Agotamiento.
Preocupación.
Pesimismo.  

Sentirse incapaz.
 
Díficiles sentimientos. 

Sin embargo, me recuerdan cada día que yo he:  

sentido, arriesgado,   
y sobretodo, VIVIDO.

¿Quién quiere vivir? 

sábado, 28 de enero de 2012

VIVIR (ME).

Podría hablarte de mí. Podría estar horas y horas tratando el asunto. Podría contarte lo que hago por las mañanas, a qué dedico mis tardes y lo tonto que me pongo casi todas las noches.

Podría decirte lo contento que estoy cuando hace sol, describirte mi forma de pensar, mis intentos por huir de la rutina, mi disponibilidad ante cualquier tipo de plan y mis caminos alternativos...

Podría hablarte de mis pensamientos. Y de mis desgracias. De la música que escucho y los libros que leo. De las cosas que me hacen gracia. De cómo reacciono cuando no me salen las cosas como esperaba y de lo que más me gusta hacer...

No sabrías nada de mi.

Para conocerme no tienes que escucharme.
Para conocerme tienes que VIVIRME.

VÍVEME!!!

viernes, 27 de enero de 2012

ME ENCONTRÉ!!!

Como tantas veces había hecho de niño, conté hasta diez. Me destapé los ojos y comenzé a buscar por todos los rincones de la casa. Primero el sótano, después el salón y más tarde la cocina. Por último, el cuarto de baño. Ahí estaba, justo en frente de mi.  Antes de que pudiera escaparse grité “te encontré”. Pero no había nadie, además de mi, en aquel baño. Tan sólo mi propia imagen, reflejada en el viejo espejo que descansaba cubierto de polvo sobre el lavabo. De pronto comprendí que el juego había terminado, había encontrado lo que tanto tiempo había estado buscando...

"LA CATÁSTROFE ES EL TROFEO"

Tengo sed de horizontes, de atardeceres, que en mis ojos se refleje ese color intenso que siempre me devuelve la esperanza. 

Tengo ansia de carreteras interminables, de desayunar paisajes y café. Quiero amanecer cada día en un lugar distinto. 

De escaparme de la rutina y escribir historias en servilletas para luego abandonarlas, que andamos escasos de sueños. Y renacer en medio del bosque, cómo cuando me escapaba corriendo a él con un libro y volvía sonriendo. Los libros siempre tienen respuestas. Y la música. Y la poesía que me rescata cuando los días grises me atrapan. 
O renacer en medio del tráfico, justo cuando parece que el ruido de los coches forma la melodía perfecta. Subir a lo alto de un edificio y lanzar toda la tristeza para que se estrelle contra el asfalto. 

Este invierno renace mis sentidos. No voy a hablar de historias de trenes, de idas y vueltas, ni de las veces que quise escapar de todo. Voy a hablar de la manera que tienes de abrazarme cogiéndome el cuello cuando me tienes cerca, de cómo me haces el desayuno, con mimo y cuidado para que yo te diga “esta mermelada no me gusta.” De las veces que me perdí en tu cuello olvidando el camino de regreso, con tus labios susurrándome un “no pares”. Y tu cuerpo que parecía una pista de despegue, o de aterrizaje, quien sabe. 

Hemos cogido tantos aviones, tantos trenes de vuelta de la ciudad del viento, tu mano en mi mano, mis ojos en tus ojos. Que todo parece más fácil cuándo estás a mi lado. 

Y los horizontes, y las carreteras interminables, los desayunos, los viajes sin ida ni regreso, las carreteras interminables no son lo mismo si tú no estás a mi lado. 

Si tus ojos alegres no acompañan a mis ojos solitarios, haciéndoles sentir un poco menos solos. 

Que nada tendría sentido si tú no estuvieras ahí, compañera de viajes en este viaje largo que es la vida.


jueves, 26 de enero de 2012

AUN...

Aun no he tenido el valor de volver a sentarme en ese suelo, en ese banco ni en esa silla.

Aun no he podido dedicarle a nadie las palabras que un día te dije a tí.

Aun no he conseguido borrar tu número de teléfono.

Aun no me he desprendido de los recuerdos que me atan a tí.

Aun no he sido capaz de mirar el pasado con los ojos de hoy.

Aun no he conseguido descifrarte, ni descubrir tus secretos ni conseguir averiguar tus sentimientos ni tus intenciones.

Aun sigo mirando el móvil esperando ver tu nombre reflejado en él.

Aun compro las botellas de Whisky pensando en si compartiremos alguna de las copas.

Aun me rio al recordar alguna tontería de las que nos hacían sentir como si nunca hubiésemos dejado de tener 15 años.

Aun me pregunto en ocasiones que-hubiera-pasado-si, aunque bien sepa que hubiera pasado.

Aun recuerdo tus miradas, capaces de decirme una y mil cosas siempre prohibidas.

Aun tengo ganas de hacer que sonrias.

Aun me sigo mordiendo las uñas.

Aun sigo actuando como si me estuvieses mirando.

Aun sigo agradeciéndote haber conseguido hacerte un hueco en mi vida y hacer que fuese más intensa.

Aun me sigue apeteciendo hablar contigo y contarte esas cosas que solo me pasan a mi.

Aun sigo persiguiendo esa sensación, sin saber en que parte me hace bien y en cual mal.

Aun sigo teniendo pensamientos bipolares, y de pronto pienso que es mejor así y al momento siguiente miro un coche por si fueras, aunque tenga por seguro que no iba a ser así.

Aun...

miércoles, 25 de enero de 2012

LA PEQUEÑA MUERTE

La nada, que era todo, que era tus manos lejos de mi cuello. Nosotros bailando lejos de la vida. Un beso en blanco y negro en medio de cualquier calle. Nosotros en blanco y negro en una habitación de un hotel de Madrid. Este invierno no ha nevado, apenas ha llovido, todos los días son brillantes y se suceden unos a otros. Como un tren que pasa rápido y no para en la estación. Como la vida que camina deprisa. La falta de lluvia es una mala señal. Recuerdo que los domingos te gustaba salir a empaparte, sin paraguas, libre, dejando que el cielo descargara toda la nostalgia sobre tus hombros. Ya no existen esos domingos. La falta de lluvia nos aleja. Este invierno raro, que no es invierno, que no es nada, que no huele a chocolate caliente ni a besos. No como aquel invierno, en el que conquistamos el mundo sin apenas darnos cuenta. Cada calle, cada cafetería, todas las esquinas de esta ciudad. Los portales, los bancos, los mejores lugares para los amantes. Tus ojos recorriéndome de arriba a abajo, como quien mira a un sueño hecho realidad. Tus manos acariciándome el pelo, dejando que la vida se colara entre los dedos. Las cortinas de tu habitación danzando al son de tus manos. Este invierno es diferente. Suena a todas las canciones de amor que nunca quisiste escuchar. Huele a nostalgia. A esa nostalgia que lleva uno pegado a los zapatos. Ya no me miras. Mirabas hacia otro lado, buscando la lluvia, la nieve, algo que te recordara aquel invierno en el que conquistamos el mundo. Yo me pierdo por las calles que un día habían sido nuestras. Ya no nos quedaba nada. Quizá nunca tuvimos nada. La nada, que lo era todo, llenándolo todo de miseria. Y tú mirando hacia otro lado.

"Porque la pequeña muerte acecha
en lo pequeño
en el número de teléfono que nunca marcas
aunque debas
en las frases que no sueltas nunca a tiempo
en el telediario de las tres de la tarde
en las noticias de las nueve
en la reseca estepa de los sueños
que más temes.”

 
La pequeña muerte, Carlos Salem.







martes, 24 de enero de 2012

"NO HAY PREMIO EN LA META: ESTA ES TU VIDA"

Me asomaba a la terraza después de cada polvo y de que ella cerrara la puerta del baño. Dejándolo todo en silencio. Perdía la mirada en la ciudad y dejaba que el frío me erizara la piel. Baladas del Boss, bajito. Estaba semidesnudo, aún no me había vestido y la casa estaba en penumbras. Era como si hubiera estado en el cielo y ahora me diera cuenta de que no existía. Sólo había una ciudad latiendo lejos de nosotros, éramos parte de la lluvia que estaba cayendo. Sacaba la mano acercándola a la lluvia. Dejaba que las gotas dibujaran en mis manos círculos. Oyendo susurros en el viento: “Hoy estaba preciosa.” Era una soledad que no dolía, era un exquisito y necesario renacer. Escuchando el tráfico, los susurros del viento, con un frío que no helaba. Esta vez no. Ahí fuera la ciudad latía, soñaba, sentía y cada una de sus arterias sangraba instantes. Dentro no pasaba nada, el mundo estaba en pause. Como sentarse a ver como la lavadora da vueltas en una de esas lavanderías americanas, sabiendo que ese momento no te llena, pero te reconforta. Escuchando girar la vida. Despacito. Como las baladas del Boss de fondo, bajito. Y la ciudad que se va apagando. Ya es medianoche.


HEROES DEL PRESENTE

Encadenados al asfalto. Condenados irremediablemente a la cordura, a levantarnos los lunes con las ojeras tapándonos la sonrisa y acostarnos los viernes sin saber quienes somos. Queriendo gritar, llorar, arañarnos por dentro. Queriendo olvidar todo lo que nos hizo llegar hasta aquí, todo lo que perdimos por el camino. Estamos vacíos, somos cáscaras que encienden la televisión, se sientan en el coche, comen, y de vez en cuando sonríen porque es lo que hay que hacer. No hay derecho a la tristeza. No hay derecho a romperte en mil pedazos y terminar tirado por el suelo porque no hay nada que me ate a la vida. Y olvidamos los besos, por qué nos levantábamos cada mañana, como eran las tardes, las noches en la última fila del cine. Y seguimos colgados de las horas esperando que el tiempo termine de matarnos. Que un rayo nos fulmine y nos parta en dos. Y sonreír después, porque hay que hacerlo, porque no está permitida la tristeza. Queríamos volar y al final lo único que hacemos es luchar cada mañana por no morir en el intento de caminar por las calles. Sin sentido, sin un lugar al que ir. Tan solo caminar, tan solo respirar, e intentar no derrumbarnos. Y buscamos la respuesta en el viento, en el mar, en el horizonte que tan sólo nos invita a seguir caminando. A seguir adelante. Porque no hay mucho más que hacer, que colocarnos una sonrisa e intentar que pasen los días sin remedio. 

Con algo de esperanza, intentando despegar los pies del suelo.

[20]
Tierra. La despedida
siempre es una agonía.

Ayer nos despedimos.
Ayer agonizamos.
Tierra en medio.
Hoy morimos.


[21]
Por eso las estaciones
saben a muerte, y los puertos.
Por eso cuando partimos
se deshojan los pañuelos.

Cadáveres vivos somos
en el horizonte, lejos."

Miguel Hernández










CERRAR PUERTAS ABRE PUERTAS.

Sí, eso es lo que quiero.
compartir contigo cada día,
que me hagas sentir lo que soy,
y no me de verguenza serlo.
Ni contigo ni con nadie.
Que me mires y me digas que no soy otro más,
que soy el que te hace querer levantarte cada día.

No quiero disfrazarme,
quiero que me veas como soy,
y no tener que fingir para gustarte.

Eso es lo que quiero,
que sonrías,
y sientas que no lo haces porque sí.
Que en vez de nervioso,
me siento cómodo.
Que suceda lo que tenga que suceder,
sin  sentir al llegar a casa
en el estómago dardos alfileres y agujas.

Quiero dejar de jugar
para empezar a pasármelo bien.
Quiero dejar las dudas
y olvidar tus deslices.
Quiero llamarte
si es lo que me apetece.

No quiero hacerme viajes sin sentido,
y ser yo el instrumento de una historia
que no es mía.

Y sí, eso es lo que quiero,
no tener que callarme cada vez que lo sienta,
abrazarte si te acercas,
gritar si me apetece.
Cantar, saltar y bailar
Ser yo.
(y dejar ese circo que nunca existió.)

En el presente:  Gracias a todo lo vivido apareció ella y ELLA no me deja ni una duda.
Te quiero L!


lunes, 23 de enero de 2012

AHORA HECHO DE MENOS...

Hecho de menos el olor a verano...
A música, bailes y risas.
A vino, y tapas.
A vivir en la calle.
A ducharte con agua fría.
A asfalto caliente.
A que te tiren a la piscina.
A brindar por nada,
y salir por todo.
A abrir la ventana.
A cartas y toallas.
 
Hecho de menos el olor a flores y grillos.
A hogueras y luces.
A bañadores y a sol.
A crema que nunca te llevas.
A ir sin prisa.
Sin ropa.
Sin jersey.
 
Hecho de menos el olor a mar desconectado.
A arena ardiendo.
A cambiar de color. 
Suena a la música de Luckysmiths,
A juegos de palas interminables. 
A cerveza como agua.
A terrazas y copas.
A comer a las cuatro,
A medusas y sal.
A pelota Nivea.
A noches que son días.
 
Hecho de menos el olor a jazmín,
A vestidos blancos sobre cuerpos morenos.
A gafas de sol.
A pantalones cortos.
A gente nueva. 
A viajes de última hora.
A besos inesperados.
a leer mil veces un mensaje.
y a releer un buen libro. 
A salidas y entradas.  
A la no dispersión ni preocupación.  


Y aunque no sea mi estación favorita, 
Hecho de menos el olor a verano y me encanta. 

Sing this songgg!.

PPAPAPAPAPA!

 

domingo, 22 de enero de 2012

SOY DEWARISTA

El término DEWARISMO  (Dewarism, en inglés) provienen del nombre de su autor, Tommy Dewar (1864-1930) El Dewarismo social es una doctrina social, política y económica, basada en los escritos de Tommy Dewars, que expresa la convicción de que el camino de la vida puede ser disfrutado sin renunciar al éxito.

  • El sufrimiento no es la base del éxito.
  • Cuando alguien te diga que su palabra vale lo mismo que el oro, quédate con el oro
  • Nunca preguntes cómo va el negocio, sino dónde está
  • El mayor error que puedes cometer es vivir con miedo a cometer alguno
  • Si tienes ante ti dos malas opciones, elige siempre la más interesante
  • Si estamos aquí para ayudar a los demás, a menudo me pregunto para qué están los demás
  • Las verdaderas reglas no están escritas.
  • Cuanto más te alejes del problema , más pequeño se hace
  • El error también es un acierto.
  • Si llegas solo a la cima ¿Quien hará la foto?
  • A veces un paso atrás es uno hacia delante 
  • A veces no hacer nada es hacer algo. 
  • Camina hacia delante, pero mira tu alrededor. 
  • Sólo vale esperar lo inesperado. 
  • Disfruta ahora, otro ahora está llegando. 
  • Deja para mañana lo que no puedas hacer hoy. 
  • La pausa en una parte del camino. 
  • Ten cuidado con lo que deseas porque puede hacerse realidad. 
  • Si crees que lo sabes todo, has olvidado algo.

Algunos se piensan que la felicidad es una utopía.
Otros lo ven un camino sacrificado.
Pues para mí, como para Dewars,
Mi Utopía existe.

sábado, 21 de enero de 2012

"YA NADIE PREFIERE UN BESO A LA VIDA".

Insistía en ponerme aquellas gafas de sol para tapar las ojeras. No quería que nadie viera el insomnio, las noches dándole vueltas a la cucharilla en el café. Cocinando de madrugada ideas que tiraría a la mañana siguiente. Alguna que otra noche, me había puesto mi camiseta y mis vaqueros favoritos y había ido a aquel bar de mala muerte a sentarme en la barra. A compartir el insomnio con una copa de whisky. Soñaba con que alguna desconocida me dijera- Llevaba toda mi vida esperando conocerte. Vámonos de aquí. – Y que llegáramos a casa y le despintara los labios a base de besos. Salvajes, eternos. Y después de hacer el amor como locos se quedara mirándome, y le susurrara perdiéndome en sus ojos inmensos: Déjame dibujarte. Con los ojos, con las manos. Déjame hacerlo, e improvisara un lienzo. Sabía que empezaría por el pelo, largo, despeinado, cayéndole sobre los hombros. Después seguiría por los hombros, delgados, hasta dibujar la silueta. El pecho pequeño pero firme, el ombligo, las piernas largas. Sabía que lo último serían los ojos. Lo sabía porque siempre te había dicho que tenías una mirada profunda. A veces color bosque, a veces madera. Pero siempre era como un pozo sin fondo. Podías perderte y nunca encontrarte. Mientras tú mirarías el techo y sonreirías. Siempre habías querido ser la musa de alguien. Inspirar a algún poeta de mala muerte que prefiriera un beso a la vida. Robarle el sueño a algún hombre que no tuviera más que palabras. Olvidar las madrugadas solitarias. Los sueños con fecha de caducidad. Los trenes que nunca paran. El frío. Eso imaginaba en la barra de aquel bar solitario, mientras el camarero limpiaba unas copas. Y me daba cuenta de que la vida real no era eso, nunca sería eso. Ya nadie prefiere un beso a la vida. Y tu mirada se volvía aún más oscura, como un pozo sin fondo, en el que puedes perderte, pero nunca encontrarte.

MADRE

Tengo la mejor MADRE del mundo.



Mi inspiración para intentar ser mejor persona cada día,
mis ganas de llegar a casa,
mi heredadísima miopía corregida adecuadamente,
y mi apoyo para todo.
Lo haga bien,
o mal.
(especialmente para cuando lo hago mal).


Gracias M.I.
Por estos 9 meses + casi 48 años.
Siempre seré un 50% tuyo.
(afortunadamente).


viernes, 20 de enero de 2012

MÁS VALE TARDE QUE NUNCA!!!!

Dicen que más vale tarde que nunca.

(Aunque hay quien dice que más vale pájaro en mano que ciento volando).

Dicen que más vale callar que arrepentirse.

(Aunque hay quien dice que siempre te arrepientes más de lo que no has hecho).

Dicen que la intención es lo que cuenta.

(Aunque también dicen que el infierno está lleno de buenas intenciones)

Digan lo que digan hoy vengo a decirte que felicidades. Aunque dadas las fechas, y a que en algunos casos llego varios años tarde, (también dicen que lo atrasado, ni agradecido ni pagado) prefiero pasarme por aquí a darte las gracias.

Y eso quiero hacer, dártelas.

Gracias por haberme dado una oportunidad.
Gracias por haber apostado por mí.
Gracias por haber querido conocerme, dejando de lado la imágen de distancia que siempre te di.
Gracias por haberme hecho tan feliz.
Gracias por haberme puesto tantas veces al borde del infarto al no poder parar de reir.
Gracias por  las historias llevadas hasta el absurdo.
Gracias por las distracciones en horas laborables.
Gracias por todo lo que siempre me has escuchado.
Gracias por todos los consejos (seguidos o no) que siempre has tenido ahí para mi.
Gracias por haberme entendido tanto.
Gracias por entenderme aún cuando no pudiese hablar.
Gracias por decirme que me relajase, aunque nadie más alrededor pudiera darse cuenta de que estaba rozando la histeria.
Gracias por las tardes de cañas,
Gracias por las noches de copas.
Gracias por confiar en mí.
Gracias por copiarme (aunque a veces me pusiera nervioso).
Gracias por cogerme el teléfono siempre que te he llamado.
Gracias por haber estado siempre dispuesto a cualquier plan.
Gracias por haber contado siempre conmigo.
Gracias por haber querido conocer a todo lo que tuviese que ver conmigo.
Gracias por querer saber todos los detalles de las cosas más tontas que te contase.
Gracias por todos los recuerdos que compartimos.
Gracias por todas las pateticidades que en su momento tuvieron sentido para nosotros.
Gracias por nuestra hora.
Gracias por aportarme tantas cosas buenas.
Gracias por no regañarme por lo que ya no tenía solución.
Gracias por las conversaciones sin venir a cuento.
Gracias por trascender siempre, interesándote por cosas más allá de lo que nuestros ojos ven.
Gracias por visitar este blog.
Gracias por cada una de las entradas que escribes.
Gracias por ser tú.
Gracias por todo lo que aún nos queda por vivir (juntos)...


jueves, 19 de enero de 2012

COMPRO DÍAS!!!

Decir que no vales.
Que nadie te quiere.
Que todo va mal.
Que ya no tienes ganas de divertirte,
de salir
o respirar.

Si de verdad estás tan seguro de eso:

Regala unos días de vida.

(Ellos sí persistirían). 


martes, 17 de enero de 2012

TENGO MUCHOS DEBERES!!!

Haz lo que te apetezca. Saca la lengua. Cómprate esa camiseta. Vete a la playa. Contempla el amanecer. Siéntete guapo/a. Cúbrete de arena. Di tonterías. Imagina. Habla. Ríe sin parar. Guiña. Juega con un niño. Disfruta. Di lo que piensas. No pidas nunca perdón por ser como eres. Sonríe. Comparte sentimientos. Siéntate en el césped. No juzgues. Abre la ventana. Piensa. Viaja al pasado. Decide. Vuela. Cede el sitio. No tengas miedo. Monta en bici. Transmite cosas buenas. Colecciona momentos. Ilusiona el futuro. Ayuda. Túmbate en el suelo y mira al techo. Conduce. Siente. Coge un globo. Haz sonreír al más serio. Escucha. No te conformes. No infravalores. Ni sobrevalores. Averigua lo que quieres. Sube a un árbol. Da. Conviértete en tu persona favorita. Déjate sorprender. Habla con los camareros. Promete. Camina. Observa a las personas. Cae y levanta. Lee libros. No tergiverses. Confía. Déjate conocer. Inventa historias. Asómbrate. Lucha. Agradece. Inspira. Sal a la calle. Haz un regalo. Escribe sin parar. Haz pompas. Sorprende. Sigue al viento. Pide. Suspira. Pierde. Gana. Viaja. Disfruta de las personas. Da una sorpresa. Haz las paces. Busca. No dudes. Déjate comprender. Tropieza. Llora de risa. Cuélgate una cámara al cuello. Mejora. Improvisa. Sueña. Brinda. Aconseja. Muéstrate. No excuses tus defectos en un "yo soy así". Arriesga. Pide perdón. Viaja en tren. Abraza. Interactua sin parar. Conócete. Tomate un mojito. Baila. Coge lo mejor de cada persona. No pienses. Descálzate. No le des la vuelta a la tortilla. Comparte. Lánzate al vacio. Quitate los escudos. Déjate convencer. Debate. Olvida lo malo. Haz una locura. No frenes. Ingenia. Exprésate. Observa. Recuerda lo bueno. Huele el aire de las noches de verano. Disfruta tu juventud. No dejes nunca de aprender. 

Fíjate de hacer bien todos tus deberes... si no tendrás que repetirlos!!!



QUE HUELE A TI....

Las copas por la noche que sientan mejor contigo. 
Los "te quiero" que han oído estas cuatro paredes. 
Las veces que huele a ti cuando te vas. 
Las camisetas que te has dejado en mi parte del armario. 
Los planes de futuro. 
Las sábanas del suelo. 
Las palabras bonitas que han salido por tu boca cuando hablas de mi. 
Las que no son tan bonitas. 
Las noches de frío que resultan calientes. 
Los nervios del principio. 
Las ganas de conocernos, de aprendernos. 
De contarnos los lunares. 
Las habitaciones de hotel con jacuzzi y olor a tu espalda. 
Tu piel. 
Los viajes que no hemos llegado a hacer. Y puede que nunca hagamos. 
El agua salada del mar con tus labios. 
El agua de la ducha. 
Mis manías. Las caritas de enfado. 
Las ganas de volver a casa para verte. Los días largos sin tus labios. 
El olor a lana marrón de tu jersey. Las faldas cortas que me ponen "alterado". 
Historias difíciles de contar. Tu sonrisa en la puerta de casa. 
El pasado. Lo besos que no nos dimos. Los que recuperamos. Los que nos guardamos por orgullo. Los que no nos daremos. 
Los días enteros en la cama. Los abrazos. Lo pequeño que parezco a tu lado. 
Lo grande de nuestro amor. Amor dependiente. Amor complicado. Que nadie entendería. Y que nosotros cada vez entendemos menos.


EMPATÍA MÚLTIPLE

Hay personas que dan energía positiva.
Incluso sólo con verlas un momento al día
te inyectan un poquito de su felicidad.

Te cuentan lo bien que se lo pasan,
disfrutan de una cerveza (aunque sea en el peor de los bares),
siempre están sonriendo por cualquier cosa,
te dicen lo bien que te saldrá ese trabajo,
y aunque tengan problemas incluso graves saben
ponerles solución.



Otras, sin  embargo, te cuentan todo lo malo
que ocurre en sus vidas,
lo mal que les trata su pareja, lo mal que llevan su trabajo,
las ganas que tienen de que se acabe el lunes,
lo nerviosos que estarían en tu situación,
y lo que ha engordado la del quinto.

Critican a todos los seres conocidos que pueden
y todo porque aún no se quieren a sí mismos.

Mis amigos son y serán siempre del primer tipo personas
que os he contado.

Aunque no nos demos cuenta,
mucho de lo que somos es lo que vivimos a diario.
Mucho de nuestro día tiene que ver con quién nos encontramos, con quién lo compartimos.


Menos la belleza todo se pega.
Y no hay mejor contagio que las ganas de vivir...

lunes, 16 de enero de 2012

No consigo recordar, porque motivo me fui...


Antes de que amaneciera,
salí huyendo de tu cama.
En tu espejo un testamento:
"No nos queda nada".
-
Deje tu barra de labios,
y con ella un par de años.
De quererte por las tardes,
de mañanas sin llamarte.
-
Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.
-
Tropezamos de repente,
como en un nuevo 11S.
Sonreíste a quema ropa,
contra el filo de mi boca.
-
Y susurraste que el pasado,
solo es como un día malo.
Y la lluvia abrió las puertas,
de mi vida en tu Ford Fiesta.
-
Tú me enseñas que,
se puede querer,
lo que no ves.
-
No consigo recordar,
porque motivo me fui,
pero en tu cuarto de baño,
sigue tu rojo de labios.
-
No consigo recordar,
como he llegado hasta aquí,
solo sé que estoy borrando,
lo que un día te hizo daño.
-
Siempre fui poniendo parches,
negando segundas partes.
Hasta que me demostraste,
que no quiero olvidarte.

ENTIENDO, COMPRENDO, SÉ!!!!!

He entendido que las cosas no son siempre blancas o negras.
He entendido que no puedes preguntar a los demás qué quieren si ni siquiera sabes lo que quieres tú.
He entendido que no es posible mirar el pasado con los ojos de hoy.
He entendido que la intensidad no la marca el tiempo.
He entendido que siempre creemos que nadie siente como sentimos nosotros.
He entendido que siempre creemos que le hemos encontrado hasta que conocemos al siguiente.
He entendido que hay que mirar las cosas con perspectiva.
He entendido que nada es en sí mismo bueno o malo.
He entendido que no merece la pena perder el tiempo pensando cómo-hubiera-sido-si.
He entendido que lo importante no es lo que vayas a conseguir sino lo que hagas por lograrlo.
He entendido que muchas veces vemos lo que queremos ver y oímos lo que queremos escuchar.
He entendido que las tonterías tienen más gracia dependiendo de con quién las compartas.
He entendido que cuando miramos por primera vez a alguien no vemos más del 5 por ciento de lo que es, y cuando creemos conocerle no sabemos más del 50.
He entendido que solo los valientes son capaces de ser felices de verdad.
He entendido que el aire casi siempre sopla a nuestro favor (aunque se vaya volando el sombrero)
He entendido que la fortaleza es el complemento perfecto de la debilidad.
He entendido que mucha genialidad explota por algún lado.
He entendido que los hombres no somos más que animales de costumbres.
He entendido que quien no se valora no puede esperar que otras personas lo hagan.
He entendido que ser independiente es una de las mejores cualidades que puede tener una persona.
He entendido que las personas más imprescindibles de tu vida serán aquellas que te resultaron prescindibles en un momento dado.
He entendido que pocas cosas son definitivas y que al final todo acaba compensando.
He entendido que aunque pidas cien opiniones la respuesta está siempre dentro de ti.
 
¿Y tú?, ¿me has entendido?



domingo, 15 de enero de 2012

¡¡¡¡MARÍA!!!

Hoy es el cumpleaños de mi hija María.
Cumple 23 años.
He compartido casi todos sus cumpleaños.

No sé cuantos más nos quedarán.
Lo único que sé es que los compartiremos todos.
A 2 km, a 25 o a 10.000

Sé que siempre seguirá sorprendiéndome,
pero tengo por seguro que nunca será para mal.

Es capaz de alegrarme el día sólo con oir su voz.
 
Ha sido mi hija de todo.
De tesón, de bibliotecas, de responsabilidad, de madurez, de planings, de alegría, de comidas, de paseos, de aperitivos, de cines, de fiestas, de cenas, de cánticos, de tonterías y de viajes.
 
Ha sido la persona que con su nacimiento me dió uno de los días más felices de mi vida (nunca olvidaré la sensación de tenerla por primera vez entre mis torpes brazos, su olor, su piel morenita, su carita pegada a mi pecho, su VIDA).

Soy capaz de entenderla aunque no me comprenda.

Es capaz de iluminar con su Luna de Madera, cualquier rincon oscuro de mi vida.

Es capaz de que su sonrisa sea una imagen imborrable en mi cabeza y en mi corazón.

Es capaz de arrancarme una sonrisa con sólo pensar en cualquiera de los momentos compartidos con ella.

Podría describirla, pero las palabras no le harían justicia.
 
Podría darle las gracias, pero no sería capaz de abarcar todas las cosas por las que debo dárselas.
 
Podría recordar momentos, pero no tendría suficiente espacio.
 
Podría dar las razones por las que es tan genial compartir la vida con ella, pero no quiero generar envidias.
 
Podría llamarme cursi, pero ya sabemos que los quince de enero son así. Y se me permite.
 
Podría decir cuánto la quiero, pero parecería que es mucho menos de lo que es...


viernes, 13 de enero de 2012

ARREGLA LA NEVERA..... PERO NO OLVIDES VOLAR!!!

La culpa es nuestra por creernos las películas. Pensar, la realidad siempre supera a la ficción.

Creernos que las personas arriesgan. Que cambian. Que tienen sueños y van a por ellos. La realidad es distinta. No vivimos (sobrevivimos). No volamos (como mucho algún saltito). Respiramos automáticamente. Creemos que todo va a ser eterno. Que eso "no me va a pasar a mi" hasta que te pasa. Entonces es cuando empiezas a valorar. Y si dejas de mirar atrás puedes llegar hasta a ser feliz. Y serlo.


Que no nos dejamos ir (nos atamos a demasiadas cosas). Que no nos lo permitimos (malditos convencionalismos, malditos "qué dirán"). Que no sabemos lo que es (preferimos plantarnos como jugando a las 7 y media). Que la felicidad no es un estado (que no, que no). Que es una actitud (que si, que si). Que no vas a poder llegar a ella por tener más y más dinero. Más ropa. Más y más y más... (nada más alejado de la felicidad que el materialismo). Que nunca se tiene suficiente dinero. Ni suficiente ropa. Que no paramos de pedir. Y si algo nos sale, es que nos lo hemos ganado. Y si no, la culpa es de Dios o del destino o del maldito karma.


Que no aprendemos. Que las piedras ya estaban en el camino antes de que pasásemos. Que no quisiste coger el otro camino porque se tardaba mas o porque era más aburrido. Y te permites quejarte. Que no leemos. Que leyendo se aprende. Que los errores pocas veces son originales. Que la literatura, la poesía, la emoción está por todas partes. Que cojas una agenda y vacíes tu cabeza. El teclado de un teléfono. El ordenador. Que intentes entenderte. Que investigues. Que descubras. Que vuelvas a fallar. Que no esperes a que alguien te quiera. Que te quieras tú. Que quieras tú. Que sonrías. Que no todo es tan malo. Que no te arrepientas de nada. Que explotes tu cabeza. Que la utilices. Viaja al pasado con ella. Vuelve a reír a carcajadas. Aunque te vuelva a doler. Pero no te estanques en él. Que cantes mientras cruzas la calle. Que dejes pasar el autobús.


Que sí, que ya lo sabemos. Que la realidad es más dura. Que tiene lunes y domingos. Y me da igual que estés solo o que no. A veces dos están más solos que uno. Aunque no se atrevan a verlo. Que los hombres somos animales de costumbres. Que preferimos pájaro en mano que salir a disparar. Que vamos de cuando en cuando al casino pero preferimos no apostar en nuestra vida. Que quien apuesta pierde. Que quien apuesta vive. Que no queremos vivir. Nos basta con existir.


Que suena la alarma de la nevera. Y la paras. Una y otra vez. En vez de desmontarla y comprobar qué pieza falta. Que no puedes vivir tu vida entorno a refranes. A filosofía fácil. A frases célebres. Tan planas que no pueden transmitir nada. Tan abiertas que no albergan misterio. Que pienses tú. Que mezcles letras. Que inventes palabras. Que pintes de colores. Que arregles la nevera.


Que bajas del armario el edredón en invierno. Y al llegar el verano piensas que no volverás a necesitarlo más. Como si ya siempre fuese a hacer calor. Pero que el invierno vuelve, idiota. Que vuelves al armario, al trastero. Que si necesitas algo no vas a dejar de necesitarlo por arte de magia. Que la magia está en la vida. Que en las cosas sólo saben hacerlo los magos. Y no son más que trucos.


Que no me vale el gris. Que no. Que se lo regalo a los mediocres. Que el gris resulta de mezclar el blanco con el negro. Que no. Que no me da la gana. Que sí o no. Que blanco o negro. Que ahora o nunca. Que no me vale un "en otras circunstancias". Que no quiero un "nunca digas nunca" Que no busques explicaciones complejas. Que la respuesta siempre es 'no es suficiente'. Aunque la adornes con flores. Aunque la veas claramente en los demás y en tu vida admitas matices.


Que se vive rápido. Que se piensa poco. Que nos conformamos. ¿Tienes miedo? ¡¡Miedica!!. El mundo no se ha diseñado para ti. Te mereces ser coprotagonista. Y me estoy pasando. Espectador. Que no somos animales. Que somos personas. Aunque unos lo sean más que otros. Que no te dejes llevar por los instintos siempre. Que te diferencies de tu mascota. Aunque sea por un dia. Que el diente por diente no está de moda. Que no te va a sentar mejor la venganza. Que no dejes que te engañen. Que te rías con tus ideas malignas. Y estúpidas. Que imagines lo que pasaría. Que te rias. Que lo que importa es que sonrías. Que seas feliz porque sonries. Aunque no te sonrían de vuelta.

Siempre he sentido necesidad de compartir con alguien (padres, hermana, amigos, desconocidos...) algunos pitis, algunas copas, algunos momentos.... divagando sobre la vida... (hasta ahora).